Actualidad Destacados Internacionales

Dos hermanos hacen la estafa en Bitcoin más grande hasta la fecha: 3.600 millones de dólares

Ameer y Raees Cajee, de 18 y 20 años respectivamente, fundaron la plataforma de criptomonedas Africrypt, que comenzó a operar desde Sudáfrica en 2019.

Los inversores han acusado al gestor de fondos sudafricano y a su hermano de desaparecer con dinero tras un supuesto hackeo.

Un empresario sudafricano de criptodivisas, perseguido por inversores que alegan que miles de millones de dólares de sus activos digitales se han desvanecido, dice que faltan menos de 5 millones de dólares.

Raees Cajee, de 21 años, y su hermano Ameer, de 18 años, fundaron Africrypt en 2019, creándolo como un fondo que invertía en bitcoin y otras criptodivisas. Pero en abril, Africyrpt dijo que sus sistemas fueron hackeados y los tokens fueron robados. Los abogados contratados por los inversores descontentos dicen que pueden faltar hasta 3.600 millones de dólares.

Pero Raees Cajee, en una entrevista el lunes desde un lugar que no quiso revelar, dijo que la cartera de la empresa nunca fue ni remotamente tan grande. «En el punto álgido del mercado, gestionábamos algo más de 200 millones de dólares», dijo el Sr. Cajee. Añadió que no hay más de 5 millones de dólares sin contabilizar. El Sr. Cajee dijo que él y Ameer Cajee están escondidos porque han recibido amenazas de muerte.

El 13 de abril, Ameer Cajee, que es director de operaciones, envió una carta a los clientes diciendo que los sistemas de Africrypt, incluidas las cuentas de los clientes, habían sido violados, según los inversores. Dijo que la empresa se había visto obligada a interrumpir sus operaciones y que necesitaría «un tiempo considerable» para recuperar los fondos perdidos. Instó a los inversores a evitar emprender acciones legales, ya que eso podría retrasar la recuperación del dinero.

Niegan el robo

En el email aconsejaba a los inversores que no siguieran la «ruta legal», ya que «solo retrasaría el proceso de recuperación de los fondos faltantes». Tras ese correo el 13 de abril, los hermanos desaparecieron durante unos días.

El abogado John Oosthuizen, que representa a Raees y Ameer Cajee, le dijo a la BBC que los hermanos que fundaron Africrypt niegan categóricamente cualquier participación en un “robo” o que se hubieran fugado con fondos.

«No hay fundamento para la acusación», dijo.

Ambos «sostienen que [la plataforma] fue un hackeada y que habían sido víctimas de un robo», agregó.

Los inversores no tardaron en contratar abogados. Un grupo contrató a un bufete sudafricano para tratar de averiguar qué pasó con los tokens. Darren Hanekom, abogado de la firma, dice que cree que Africrypt, o un sindicato del que formaba parte, controlaba una dirección de blockchain que en un momento dado tenía activos por valor de 3.600 millones de dólares, pero que ahora no tiene nada. Raees Cajee dijo que Africrypt nunca ha gestionado tanto dinero para sus clientes.

Otro grupo de inversores contrató a otro bufete de abogados para intentar liquidar Africrypt y recuperar su dinero. Sus clientes pretenden recuperar 140 millones de rands, equivalentes a casi 10 millones de dólares, dijeron los representantes del bufete, Gerhard Botha Attorneys.

Raees Cajee dijo que él y su hermano tienen previsto regresar a Sudáfrica para asistir a una cita judicial el 19 de julio relacionada con el procedimiento de liquidación de Africrypt.

«Tratamos con muchos sudafricanos de alto nivel, muchos políticos, muchos empresarios de alto nivel dentro de Sudáfrica, así como celebridades», dijo Raees Cajee en la entrevista. «Algunas personas particularmente muy, muy peligrosas -que en realidad no sabíamos que eran clientes- han empezado a salir de las grietas».