Otros

¿Por qué es recomendable el uso de fertilizantes ecológicos en los cultivos?

Nutrición vegetal

En verdad, la nutrición de las plantas está determinada por un complejo sistema de química, microbios, hongos y organismos que trabajan en el suelo y procesan los materiales orgánicos en elementos accesibles. Es una relación simbiótica en la que los microbios alimentan a las plantas y las plantas alimentan a los microbios. Este ciclo ofrece la nutrición de su jardín a perpetuidad. En este artículos nos enfocaremos en la importancia de los fertilizantes ecologicos en los cultivos y porqué son altamente recomendables.

Los beneficios de los organismos del suelo.

Todos esos organismos que viven en su suelo brindan beneficios a su cultivo en crecimiento. Ellos ayudan:

  • Descomponer el material orgánico a sus elementos esenciales.
  • Mejorar la accesibilidad de los nutrientes a las plantas.
  • Protéjase de los ataques de insectos y enfermedades.
  • Reducir las tensiones provocadas por el calor y la sequía.

Los fertilizantes orgánicos naturales ayudan a reconstruir la nutrición del suelo y dan a las plantas lo que necesitan para crecer.

¿Qué necesitan las plantas?

De los 118 elementos y los más de 3800 minerales en la tierra, las plantas solo necesitan alrededor de 20 en total . La exposición al aire y al agua proporciona carbono, hidrógeno y oxígeno. Las plantas obtienen los 17 elementos restantes a través de sus raíces, que toman estos elementos del suelo.

Estos 17 elementos se dividen en dos grupos. Los elementos que requieren las plantas en altas dosis, como nitrógeno, fósforo y potasio, se consideran macronutrientes. Los necesarios en cantidades más pequeñas se consideran micronutrientes .

Nutrientes comunes necesarios para plantas de jardín saludables

En condiciones naturales, la nutrición vegetal proviene de dos fuentes:

  1. Material orgánico en descomposición convertido en elementos simples por microorganismos.
  2. Materiales inorgánicos en forma de minerales de rocas, arena o arcilla.

Sin estos elementos esenciales, las plantas no pueden completar un ciclo de vida normal. Cuando el suelo está demasiado labrado, compactado, inundado o expuesto a un uso prolongado de productos químicos, los resultados son una mala calidad del suelo y un bajo nivel de nutrición. En estas circunstancias, la alimentación de jardines y paisajes con fertilizantes naturales completos puede ayudar a reconstruir la nutrición del suelo y la nutrientes. Si su suelo es demasiado básico o ácido, los elementos pueden volverse tóxicos o no estar disponibles para sus plantas.

Fertilizantes orgánicos vs químicos: ¿cuál es la diferencia?

Es cierto que las plantas no diferencian entre los nutrientes de los fertilizantes químicos u orgánicos. También es cierto que puedes aplicar mayores concentraciones de nutrientes utilizando opciones sintéticas, pero este no debería ser el único factor determinante a la hora de elegir un fertilizante. La producción de fertilizantes y componentes utilizados para su elaboración tiene muchas implicaciones y diferentes resultados en el suelo.

Abonos orgánicos y naturales

Los fertilizantes orgánicos o naturales se crean utilizando materia orgánica seca o compostada, como estiércol de vaca, compost concentrado , residuos de cultivos, lombrices de tierra, algas marinas, harina de semillas y fuentes animales. Se aplican como aderezo o incorporándolos al suelo de las plantas en macetas. Estos materiales, cuando se aplican en combinación a los cultivos, aportan todos los macronutrientes, micronutrientes y oligoelementos esenciales. Más importante aún, ayudan a construir un entorno saludable y de apoyo para microbios, hongos e insectos beneficiosos.

Se extraen algunos productos de origen natural , como fosfato de roca, guano, cal y arena verde, lo que no es necesariamente un método sostenible. Pero estos materiales ofrecen componentes nutricionales particulares en concentraciones que otros materiales de origen orgánico no ofrecen. Los materiales granulados se aplican de la misma forma que los fertilizantes orgánicos; se degradan lentamente y son beneficiosos para un sistema macrobiótico saludable.

Fertilizantes químicos, sintéticos

Los fertilizantes químicos o sintéticos son compuestos químicos sintetizados a partir de un origen natural. A menudo se derivan de los subproductos de la industria del petróleo y suelen ser ácidos. Su propósito principal es abordar las necesidades macro-nutricionales de una planta al proporcionar nitrógeno, fósforo y potasio. Ejemplos de estos serían nitrato de amonio, fosfato de amonio y sulfato de potasio. Pero en general estos fertilizantes sintéticos resultas ser contraproducentes para las plantas y los cultivos en general. Esto debido a varias razones, entre las cuales están el cambio drástico de PH de suelo, además de las altas concentraciones de químicos que incrementan la acidez de las plantas.

Diversos estudios han encontrado el vínculo entre los fertilizantes químicos y algunos tipos de cáncer de estómago en los seres humanos e incluso algunos animales rumiantes.

Algunas mezclas de fertilizantes ofrecen nutrientes secundarios de calcio, hierro, molibdeno, azufre y magnesio, pero casi ninguno aporta el espectro completo de micronutrientes que una planta necesita para completar el crecimiento. La desventaja más importante del uso de fertilizantes químicos es que pueden matar microbios sanos y crear un entorno inadecuado para otros organismos debido a la acidez inherente.


Dejar un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario