Sociedad

Muere a los 96 años un superviviente de Auschwitz que combatió el racismo con la música

Esther Bejarano, una superviviente del campo de exterminio de Auschwitz que utilizó el poder de la música para luchar contra el antisemitismo y el racismo en la Alemania de la posguerra, ha muerto a los 96 años.

Muere-a-los-96-anos-un-superviviente-de-Auschwitz-que-combatio-el-racismo-con-la-musicaBejarano murió pacíficamente en la madrugada del sábado en el Hospital Judío de Hamburgo, dijo la agencia de noticias alemana dpa citando a Helga Obens, miembro de la junta del Comité de Auschwitz en Alemania. No se facilitó la causa de la muerte.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, rindió homenaje a Bejarano, calificándola de «una voz importante en la lucha contra el racismo y el antisemitismo».

Nacida en 1924 como hija del cantor judío Rudolf Loewy en la Saarlouis ocupada por los franceses, la familia se trasladó posteriormente a Saarbruecken, donde Bejarano disfrutó de una educación musical y protegida hasta que los nazis llegaron al poder y la ciudad fue devuelta a Alemania en 1935.

Sus padres y su hermana Ruth fueron deportados y asesinados, mientras que Bejarano tuvo que realizar trabajos forzados antes de ser enviada a Auschwitz-Birkenau en 1943. Allí se ofreció como voluntaria para formar parte de la orquesta de niñas, tocando el acordeón cada vez que llegaban trenes llenos de judíos de toda Europa.

Bejarano diría más tarde que la música la ayudó a mantenerse viva en el famoso campo de exterminio nazi en la Polonia ocupada y durante los años posteriores al Holocausto.

«Jugábamos con lágrimas en los ojos», recordó en una entrevista de 2010 con The Associated Press. «Los recién llegados entraban saludando y aplaudiendo, pero sabíamos que serían llevados directamente a las cámaras de gas».

Como su abuela había sido cristiana, Bejarano fue trasladada más tarde al campo de concentración de Ravensbrueck y sobrevivió a una marcha de la muerte al final de la guerra.

En sus memorias, Bejarano recuerda su rescate por parte de las tropas estadounidenses, que le regalaron un acordeón, que tocó el día en que los soldados estadounidenses y los supervivientes de los campos de concentración bailaron alrededor de un retrato en llamas de Adolf Hitler para celebrar la victoria de los aliados sobre los nazis.

Bejarano emigró a Israel después de la guerra y se casó con Nissim Bejarano. La pareja tuvo dos hijos, Edna y Joram, antes de regresar a Alemania en 1960. Después de encontrarse de nuevo con el antisemitismo abierto, Bejarano decidió ser políticamente activa, cofundando el Comité de Auschwitz en 1986 para dar a los supervivientes una plataforma para sus historias.

Se asoció con sus hijos para tocar melodías en yiddish y canciones de la resistencia judía en un grupo de Hamburgo al que llamaron Coincidence, y también con el grupo de hip-hop Microphone Mafia para difundir un mensaje antirracista entre la juventud alemana.

«Todos amamos la música y compartimos un objetivo común: luchar contra el racismo y la discriminación», declaró a la AP sobre sus colaboraciones entre culturas y generaciones.

Bejarano ha recibido numerosos premios, entre ellos la Orden del Mérito de Alemania, por su activismo contra lo que denominó los «viejos y nuevos nazis», citando la advertencia de su compañero superviviente del Holocausto Primo Levi de que «sucedió, por lo tanto puede volver a suceder».

Cuando se dirigía a los jóvenes de Alemania y de otros países, Bejarano decía: «No sois culpables de lo que ocurrió entonces. Pero os convertís en culpables si os negáis a escuchar lo que pasó».

Tampoco se privó de criticar a las autoridades alemanas actuales, como cuando las autoridades fiscales cancelaron la condición de organización benéfica de la mayor organización antifascista del país. La decisión fue revocada posteriormente.

En una carta de pésame a sus hijos, el Presidente alemán Frank-Walter Steinmeier escribió que Bejarano había «experimentado de primera mano lo que significa ser discriminado, perseguido y torturado», y elogió su labor educativa.

«Hemos sufrido una gran pérdida con su muerte», añadió. «lla siempre tendrá un lugar en nuestros corazones».